Juan Martínez:
¡Duro de matar!

Desde que Nicolás Maduro, el día domingo 11 de diciembre pasado, anunció que el régimen sacaría de circulación los billetes de cien bolívares,   se profundizó el  generalizado “estrés”  en el que su gobierno, con sus cada vez más desastrosos  desaciertos, ha mantenido a todo el  pueblo venezolano. Y, digo TODO, porque las malas políticas del régimen las estamos pagando y sufriendo en carne propia  todos los venezolanos por igual. Todos estamos afrontando la escasez y carestía, no solamente de los alimentos, sino también los artículos de limpieza y aseo personal, medicinas, servicios básicos y profesionales; transporte, repuestos y accesorios para vehículos. La carestía ha resultado ser un “general en jefe”.
Pero, si usted observa las improvisaciones del régimen de Nicolás Maduro, concluye en que  los individuos que están al frente del gobierno, son los peores “técnicos”  que en los últimos 25 años han tenido en sus manos las riendas del poder político en este  país. No otra cosa han dicho los más entendidos en materia de economía y finanzas, en cuanto a esa intempestiva decisión de Maduro, de sacar del cono monetario el billete de 100 bolívares..
Y, fíjense si sería tan improvisada, que hasta ahora los tan anunciados y cacareados billetes que formarían el nuevo cono monetario venezolano, TODAVÍA NO HAN APARECIDO. En principio, el señor Maduro dio 72 horas para el “réquiem” al billete de cien. Ya es conocido que ese anuncio causó una especie de conmoción, de cataclismo nacional, incluidos los hechos de saqueos y vandalismo que se registraron en Ciudad Bolívar, Maturín y otras ciudades del país. La gente, presa de un pánico colectivo, prácticamente dormía a las puertas de las instituciones bancarias para depositar en sus cuentas los billetes de cien que tenían  en casa “para defenderse” ante la crisis de la falta de efectivo y el colapso de los puntos de venta.  Trataban de depositar antes del 15 de diciembre.
Y el día 17 de diciembre, Maduro, con su cara muy lavada, burlándose nuevamente del país, anuncia una prórroga hasta el 2 de enero para la libre circulación del billete de cien. Pasa la Navidad, tal vez la más triste y desolada Navidad que hayan tenido  los venezolanos en los últimos 50 años. Y, el jueves 29, cuando ya el comercio prácticamente se negaba a recibir los billetes de cien, Nicolás Maduro, anuncia una nueva prórroga “estirándole la vida” al papel moneda de cien bolívares, hasta el 20 de enero. La gente se tranquilizó, respiró y aspiró un poco de “oxígeno”. Pero, ¿y los nuevos billetes? Mis amigos, ese nuevo papel moneda continúa sin aparecer.
Ahora, para finalizar mi artículo de hoy martes, el primero del año, la pregunta de las “cien mil lochas” es: ¿Con cuáles billetes le pagará  el gobierno el 20 de enero a la gente de la tercera edad (pensionados)  que acudan a hacer efectivas sus pensiones correspondientes al mes de febrero? ¿En los bancos se las pagarán con billetes de cien bolívares? No creo que a los viejitos les echen ese tronco de vaina. ¡Sería lo último que hagan Nicolás Maduro y su nuevo e “iluminado” ministro de Economía y Finanzas de la revolución. ¡Eso sería una nueva burla! Señores, no le sorprenda que el billete de cien continúe ¡VIVITO Y COLEANDO! Eso creen los entendidos en economía y finanzas, quienes han dicho  que lo que viene es una nueva prórroga al billete. Ese marrón está como Bruce Willis en la película: ¡DURO DE MATAR!