Luis Ramón Rodríguez Mata:
Judas y los traidores de Jesús

Personaje bíblico que entregó a Jesús de Nazareth por 30 monedas de plata al Sanedrín, siendo éste el máximo tribunal supremo, instancia religiosa de la antigua Jerusalén, donde todos convergieron para enjuiciar sobre falsos testimonios, según ellos, por blasfemo (embustero) a Jesús, al declararse éste como el mesías e hijo del Dios viviente y verdadero; pero el pueblo partidario de él, en entrada triunfal a Jerusalén, ya lo habían proclamado rey de Israel.
Esto molestó mucho a los sacerdotes integrantes del pranato –supremo Sanedrín- con el pran mayor, Caifás, quien se rasgó las vestiduras  al oír las palabras de Jesús, y por antejuicio fue declarado traidor, librándose contra él una implacable persecución hasta terminar con su captura y muerte prematura (33 años).
Judas el traidor, quien después de ser su apóstol brincó la talanquera al darse cuenta de su traición, que había entregado a un hombre justo, que sólo había venido de los divino, a salvar a su pueblo y al mundo, y lleno de remordimiento salió disparado y se puso mecate al cuello, ahorcándose fuera del templo de Jerusalén.
Pero salvemos las distancias en el tiempo y hoy por hoy, en nuestra querida Venezuela también existen pranes en el Sanedrín supremo, y son muchos los Judas traidores  que se han vendido al mejor postor, no por 30 monedas, pero sí por algo que genera mucha plata… petróleo… y abundante oro del Arco Minero, siendo que ayer fueron proclamados a dedo por el “caifás mayor”. Pero el fin de semana pasado, con su remordimiento a cuestas, estos Judas fueron quemados y proclamados traidores, por las muchedumbres que los llevaron a ahorcarse en cualquier mástil  de la plaza mayor.
Entonces, amanecerá un día y el pueblo festejará de alegría porque murieron ahorcados y quemados todos los Judas que traicionaron a nuestro justo pueblo que con fe y amor  se entregaron a ellos con mucha devoción y veremos pronto la entrada triunfal de un nuevo día.