ANDRÉS YÁNEZ :
Depresión actualmente

Parte IX

Decíamos que el estado emocional de la persona se puede ver afectado por el funcionamiento de las glándulas endocrinas, y producir enfermedades, entre las cuales se encuentra  las enfermedades de las glándulas suprarrenales, las cuales  no son tan comunes como las de la tiroides, pero pueden causar síntomas que son de carácter psiquiátrico. Todo el sistema endocrino puede hallarse afectado por el mal funcionamiento de la glándula pituitaria, y en las tres cuartas partes de los casos están presentes síntomas psiquiátricos, puesto que esta glándula está directamente vinculada al hipotálamo y al sistema límbico, por lo que es probable que cualquier cosa que altere su funcionamiento afecte de algún modo al estado emocional de la persona.
Las hormonas sexuales, en particular las hormonas femeninas estrógeno y progesterona, a menudo están implicadas en la depresión y en la enfermedad bipolar. La depresión frecuentemente es registrada en las mujeres durante los momentos en que sus hormonas sexuales están cambiando radicalmente. Los síntomas depresivos son comunes entre las mujeres que están en periodo premenstrual, de embarazo, de postparto, o premenopáusico. Pocos estudios han aclarado realmente la interrelación biológica entre el estado de ánimo y estas hormonas. No obstante, se sabe que dos tercios de las mujeres  con depresión premenstrual significativa tienen una historia de depresión crónica, y que las mujeres con una historia de depresión premenstrual son propensas a tener una historia familiar de depresión crónica. Las hormonas claramente desempeñan un papel importante en la depresión, pero aún tiene que hacerse una descripción precisa de este papel.
La melatonina, una hormona secretada en el cerebro por la glándula pineal, en los animales está relacionada con la estacionalidad de la concepción y del alumbramiento. Aún cuando los humanos no siguen estos ritmos reproductivos, por lo menos no en esta etapa de nuestra evolución, nuestros cuerpos siguen secretando melatonina durante la noche. La luz intensa suprime su producción. Las personas que llegan a estar deprimidas estacionalmente, que se sienten deprimidas en invierno debido a que hay menos luz solar, puede estar reaccionando a su incremento en su producción de melatonina. Otros investigadores han sugerido que los niveles de serotonina son el verdadero culpable en la depresión estacional. Independientemente de su causa, este estado llamado trastorno afectivo estacional, es muy común y fácilmente tratable. La exposición a la luz de espectro pleno, ya sea natural o artificial, disminuirá los niveles de melatonina y levantará sus ánimos. Si una persona sufre de este estado y le resulta imposible tomarse unas vacaciones en la línea del ecuador, debe tener presente que la luz artificial utilizada para tratamiento tiene que ser de cinco a diez veces más intensa que la iluminación normal en el interior de una casa.
El hecho de que la depresión en un  porcentaje tienden a continuarse en familias sugiere que para estos trastornos la herencia genética juega un papel importante.