Javier Aranaga:
¿Elecciones o guerra civil?

Comentaba en un grupo de analistas caseros que a este gobierno, definitivamente hay que reconocerle la habilidad demostrada para lograr desestabilizar emocionalmente a la población venezolana, quienes día a día se hacen eco de todos los comentarios que proliferan en las redes y de hecho se estima que la “efectividad” de la página Dólar Today es producto de la retransmisión continua de quienes se asombran y la multiplican; terminando por aceptar en el subconsciente el monto anunciado.
Dentro de la conversación no podía dejar de estar presente el hecho de las elecciones regionales convocadas por el CNE y que ha comenzado a dividir las opiniones de los venezolanos que conforman la oposición democrática venezolana. La diatriba ha puesto en peligro verdadero la unión de la MUD y de hecho ha sido avivada con el hecho del anuncio de ese mismo organismo de la validación y legitimación de AD, AP, UNT, PJ y VP, quedando fuera del contexto político el resto de las organizaciones políticas que no participaron; aclarando que VV no estaba registrada como partido político.
Se comentó que de no participar en las referidas elecciones, el PSUV lo haría y lograría todas las gobernaciones y que de hecho no sería de extrañar que el CNE forajido lanzase también las municipales, de manera de lograr el control absoluto de los ejecutivos y consejos legislativos del país; quedando aislada la Asamblea Nacional que sería sustituida por la ANC de Nicolás Maduro. De presentarse la oposición en tan breve tiempo, produciría justamente la diatriba de quienes serían los candidatos si no se han realizado unas primarias; punto que podría ser analizado y decidido posteriormente, indicando que solo podrán postular los partidos legalmente registrados y convalidados en el CNE para luego escoger el candidato único y pedir la declinación de todos los inscritos con anterioridad y que no fueron finalmente escogidos por la población. También se habla de la seriedad de un CNE delincuente para participar bajo su supervisión y algunos recuerdan las elecciones de 2015 a la Asamblea Nacional, cuando con ojo fiscalizador y mente abierta se evitó cualquier maniobra fraudulenta; algo de lo que se aprovecharon al adelantar su propio engaño con una ANC donde solo participaron ellos y que resultó el gran fiasco que permitió descubrir la maniobrabilidad de Smarmatic; quienes posteriormente anunciaron el tipo de proceso adelantado.
Lo cierto de toda esta conversación es que se concluye que de no buscar y encontrar una salida electoral y constitucional, Venezuela debe prepararse para enfrentar una guerra civil que no dejará nada que envidiarle a la hermana Colombia, quien por más de 50 años vivió una cruenta guerra civil con saldos inmensurables y no solo desde el punto de vista humano; sino también material, estructural, organizacional, moral y pare Ud. de contar. Volvería a Venezuela la guerrilla, pero ahora con una dimensión mayor ante el poder económico que representaría la presencia de gente “acaudalada” por el robo a la nación, aunado a la narco acción y el armamento adquirido por estos mal nacidos durante casi 19 años de socialismo del siglo XXI. Acá está la diatriba mayor encontrada… vamos a unas elecciones que tienen sus bemoles o nos preparamos para una guerra civil…. Algunos concluyeron… “Hay que salir de Maduro como sea”.