Cedhot Arias:
¿Cómo y para qué ir a las regionales 2017?

No se establece una dictadura para salvaguardar una revolución;
Se hace la revolución para establecer una dictadura.
George Orwell

No creo en soluciones mágicas en la lucha por la democracia en Venezuela. La transformación positiva que anhela la mayoría, será el resultado de muchos pequeños logros, y de una acción organizada y múltiple por parte de los partidos agrupados en la MUD, la sociedad civil organizada, ciudadanos bien intencionados, así como nuevos bloques de independientes y chavistas no-alineados en torno a un plan viable con una amplia visión de país.
Este lunes 7 inició el proceso de inscripción de pre-candidatos y candidatos ante el Consejo Nacional Electoral (CNE) para las elecciones de gobernadores previstas para el 10 de diciembre del año en curso. Como asesor político considero que las distintas fuerzas partidistas venezolanas deben inscribir sus pre-candidatos y candidatos ante el ente electoral.
Aun cuando hay un amplio sector de la oposición que se niega a participar en el proceso eleccionario con un gobierno al que ha señalado de violar la constitución, tanto la táctica, como la sensatez políticas, indican que todas las fuerzas democráticas deben inscribir sus aspirantes, aun cuando a futuro se decida no participar, y aun si, debe realizarse alguna elección primaria para escoger candidatos unitarios.
El clima político no favorece a las fuerzas del gobierno, que resultarían como principales beneficiadas electoralmente en caso de que el bloque que cuenta con el mayor apoyo popular decida ausentarse de este proceso regional. La conquista de espacios políticos en democracia se logra por medio del voto, son las dictaduras las que arrebatan.
Por su parte, el gobierno no cuenta con la misma cantidad de recursos económicos ni logísticos del pasado, para avasallar al electorado con prebendas, sin afectar seriamente la ya precaria economía, además no cuenta con el amplio respaldo internacional que lo caracterizaba.
La coyuntura indica que las decisiones deben tomarse con los objetivos puestos en la reconquista de espacios de poder político. La agenda debe fijarse de cara al país y siempre pensando en crear espacios de encuentro y participación, sin descartar escenarios de diálogo con todos los sectores de la sociedad. Ante un oficialismo concentrado en amalgamar sus fuerzas, la estrategia correcta de los demócratas será de la tender puentes y ampliar su radio de acción.