ANDRÉS YÁNEZ :
Depresión actualmente

(Parte  XIII)

Decíamos que es necesario mencionar que, en el mejor de los casos, separar los factores genéticos de los ambientales es difícil. Si la depresión se observa en individuos que pertenecen a tres generaciones consecutivas, ¿Esto significa de manera absoluta que el trastorno es transmitido genéticamente? ¿Podría un niño llegar a estar deprimido porque el padre o madre con depresión no es capaz de alimentarlo en forma adecuada? ¿Qué pasa con estados tales como la pobreza y otros factores de estrés elevado? ¿Podrían los mismos factores existir en cada generación, por consiguiente contribuyendo con la depresión o causándola? ¿Y la conducta aprendida encaja en esto? ¿Un niño podría aprender hábitos nutricionales deficientes y de este modo continuar la tradición de depresión? La evidencia más fuerte señala a la fuente de trastorno de depresión como siendo una mezcla de rasgos heredados y factores ambientales. La estructura genética puede proporcionar una predisposición para estas enfermedades; pero bien puede ser que sólo aparezcan cuando los nacidos así son expuestos a un ambiente que, por cualquier razón, hace que el estado se manifieste.
Los pensamientos negativos, la culpa, los traumas psicológicos, los trastornos de estrés, la privación, las pérdidas emocionales, y el sentimiento de que la vida no tiene ningún significado, son todos estados psicológicos que afectan la química cerebral y a la eficiencia de los neurotransmisores. Un sistema neurotransmisor desequilibrado puede exacerbar el pensamiento negativo, la culpa y las reacciones al trauma, y sustraerle la energía que necesita para hacer frente a importantes desafíos y objetivos. Es por ello que la terapia con medicamentos y la psicoterapia son ambos métodos viables para realizar la intervención en los casos de los trastornos depresivos. Los medicamentos alteran químicamente la función de las células cerebrales en un intento de corregir el aparato biológico. Los objetivos de la psicoterapia son el pensamiento y la conducta en un intento por iniciar cambios químicos similares.
Existe una interacción constante entre su yo biológico y su yo psicológico, entre su mente y su cuerpo. En el restablecimiento de la salud emocional se realiza con una combinación de estrategias terapéuticas que cada día están más clasificados para cada trastorno mental de diferentes tipos, incluyendo los diferentes tipos de depresiones.
Lo cierto es que la experiencia de la depresión varía ampliamente de una persona a otra. Sin embargo, existen hilos comunes que se entretejen en este tapiz de variado espectro. Los pacientes con depresión comparten muchos de los síntomas cuando están deprimidos, de los cuales podemos mencionar; desesperanza, sensación de inutilidad, apático, irresponsabilidad, desear sólo dormir aunque algunos no lo logran, tristeza, estados de ansiedad, mal genio, desdichado, terrible, despreciable, inservible, que podría estar mejor muerto, sumamente cansado, sin motivaciones, lento, decaído, irritable, actitud sombría, sensación de abandono.