Javier Aranaga:
¡Por sus obras les conoceréis!

Definidas las candidaturas a gobernador, de los partidos que conforman la MUD, comienzan las “discusiones” sobre cuál es mejor candidato que el otro, que por qué no se escogió a fulanito de tal, que es una cara fresca o porque no se le dio una oportunidad a zutanito que ha trabajado arduamente; sólo nos queda reflexionar sobre el papel que jugará cada uno de los ciudadanos que conforman nuestros pueblos y quienes a ciencia cierta son quienes definirán el camino que desean seguir, hacia el rumbo definitivo que debe tomar Venezuela para salir del marasmo en el que se la ha sumergido.
Una de las cosas que aprendí en mi pobre deambular por la vida, es que el testimonio de vida que des, hablará más que las muchas palabras y promesas que puedas proferir en busca de obtener la aceptación de cada ciudadano y es allí donde debemos remitirnos a la Palabra escrita en la Santa Biblia… “POR SUS OBRAS LOS CONOCERÉIS” y con ella sacaremos nuestras propias conclusiones. En este sentido y en función del momento político e histórico que nos toca vivir, se presenta la disyuntiva para algunos demócratas que aún hoy titubean si deben o no asistir a los centros de votación y escoger algún candidato que adverse al que coloque el partido de gobierno; sabemos que siempre será mejor escogencia, el que logre cambiar este sistema de gobierno Castro chavista y comunista que ha acabado con Venezuela y tenemos la gran oportunidad de “medir” capacidades, con la muestra de sus actuaciones y obras a través de su deambular en la política regional y nacional.
En el caso de nuestro estado, conocemos a ambos candidatos y cuando calificamos y cuantificamos acciones y obras no podemos dejar de establecer diferencias, puesto que están muy claras y aunque algunos no estén de acuerdo con sus figuras, no deja de ser cierto que en sus capacidades vemos claramente lo que pudiese ocurrir en Anzoátegui; si de verdad el ganador se dedicara a gobernar para todos los anzoatiguenses; en procura del mejoramiento de la calidad de vida de sus habitantes. En este momento, más que buscar nombres, muchos indican que hay que hacerlo en contra del actual gobierno, ya que conocemos sus pocas obras; si acaso alguna, además de la costumbre de “abandonar” responsabilidades para asumir otras que de igual manera en poco tiempo, también son abandonadas.
Ha llegado la hora de decidir qué hacer; pero en ese mismo contexto… HACER…no quedándose en casa y menos haciendo campañas en contra de la decisión soberana por cumplirse dentro de lo establecido en nuestra Constitución y consagrado en el artículo 05 de la misma. Es el pueblo y sus ciudadanos quienes escogen su propio destino y sólo emitiendo tu opinión verbal, te quedas sin el derecho de expresar tu sentir y así no podrás emitir opiniones encontradas porque tendrás en mí el mayor opositor; recordando que tus derechos terminan donde comienzan tus deberes y por lo que debes valorar y escoger el cambio definitivo para nuestra amada tierra… Es tu opinión la única opción y ella sólo puedes hacerla valer con tu expresión electoral. Recuerda que las palabras se las lleva el viento y las obras son tu testimonio; pero también que “LA FE SIN OBRAS ES UNA FE MUERTA”….