José “Cheo” Salazar:
El voto es vital para rescatar la democracia

“Una nación sin elecciones libres es una nación sin voz, sin ojos y sin brazos”
Octavio Paz (1914 – 1998)
Poeta y ensayista mexicano


Una de las grandes conquistas de la democracia, fue la descentralización. En el año 1989, el pueblo venezolano, gracias a la voluntad política e iniciativa del presidente Carlos Andrés Pérez, el pueblo eligió en libérrimas elecciones a gobernadores y alcaldes. El poder central perdió la potestad de nombrar, desde Caracas, atendiendo a cuotas de poder partidista y amiguismos a los servidores públicos que están más cerca de la gente. Fue un gran salto democrático que entregó más poder al pueblo. Esa conquista hay que defenderla con el voto. No lo olvidéis.
El régimen que inició el presidente Hugo Chávez Frías en el año 1998, en su proceso de destrucción nacional, arremetió contra la descentralización y activo una política de terror contra los gobernadores y alcaldes elegidos por voto popular. Esa virulenta arremetida lo llevó a pretender encarcelar y destituir a estos altos funcionarios, que tenían y tienen, su misma fuente de legitimidad. Morales Gil en Sucre y Antonio Ledezma son casos ejemplifican esa conducta autocrática del golpista del 1992. Esa conducta no ha cambiado y hay que derrotarla con votos. Esa es el arma letal del demócrata.
El empeño de destruir la descentralización y arrebatar la posibilidad de que el pueblo, en elecciones libres y competitivas, pueda elegir a sus gobernadores, nos la jugamos en estas elecciones del 15 de octubre. Votando derrotamos es pretensión. Tenemos que recordar que en el pasado indujeron al pueblo, en nombre de la mal llamada revolución, que todavía los apoyaba --la abstención del sector democrático que los ayudó-- a votar por unos candidatos impuestos e importados, que luego abandonaron los cargos, para nombrar a dedo a unos sujetos que no ganan ni el consejo comunal de su sector, sin compromiso con el estado y con ello traicionar al elector. Los estados Anzoátegui y Sucre son expresión de esa sin razón. Más razones para votar por los candidatos de la democracia.
La conducta antidemocrática, que va en contravía con la descentralización, también, está en juego este 15 de octubre. Todos debemos entender la importancia de votar en estas elecciones de gobernadores. Le propinamos otra derrota al régimen hambreador, corrupto e ineficiente de Maduro y el pueblo ratifica su vocación democrática apoyando los candidatos de la descentralización. Esa conquista no podemos permitir sea arrebatada por unos señores que ven en las gobernaciones la oportunidad para llenar sus egos, vanidades, bolsillos y destruir el avance democrático del país. Lo obvio, no tiene discusión.
El voto es un derecho y lo debemos ejercer a todo evento. El régimen intenta imponerse, como ya los hizo la vez pasada, sobre el desaliento del sector democrático del país. Eso no podemos permitirlo. Vamos todos a votar para ratificar nuestra vocación democrática, confirmar ante la comunidad internacional que el régimen es una exigua minoría y establecer desde ya, el escenario propicio y optimo, para eyectarlos del poder en el momento que se convoquen las elecciones de alcaldes y, la joya de la corona, las presidenciales. Hay que entender lo que nos jugamos.
En estas elecciones del 15 de octubre, hay que internalizarlo bien: Nos jugamos la posibilidad de rescatar la democracia y desde ya, forzar voto a voto la salida posterior del régimen. Votar es darle voz, ojos y brazos a nuestra futura democracia, lograr muy pronto elecciones libres, transparentes y se respeten los resultados y las autoridades electas. Vamos a votar. Ejerce tu derecho y con tu voto estarás contribuyendo con el rescate de la democracia. Es un deber patriótico.