Javier Aranaga:
¡Ser acerca la hora de corregir!

Revisando algunos de los escritos preparados para esta columna; encontré una del año pasado en la que hablaba de la “Venezuela bizarra” y en la que rememoraba aquellos cuentos comics de Superman, en la que todo era al revés y analizando algunas posturas de hoy, en materia política, no dejo de recordar lo incongruentes que pueden ser algunas personas de nuestro entorno, al pretender tomar una decisión a “su criterio” y el cual respetamos absolutamente, pero que por su forma de expresarla quien la toma, me permite afrontar esa posición de una manera frontal y decidida.
   La historia política reciente habla de los errores que la oposición ha cometido en los últimos años; errores que llaman a reflexión para tratar de no repetirlos y la posición de algunos personajes que hoy adversan al gobierno comunista que adelanta Nicolás Maduro Moros, pareciese que impulsan a volver a cometer esos mismos errores. En el año 2005 se cometió el más grande de esos errores al llamar a la población a “no participar” en la elección de los diputados a la Asamblea Nacional, pautada para ese momento y en el que se le dio libre acceso a todos los espacios abandonados por los opositores; comenzando allí la debacle total e imposición de un sistema Castro chavista comunista que se hizo del poder absoluto y constitucional establecido para ese momento; terminando con la Constitución de 1961 por la que nos regíamos y cambiando a una nueva República; hoy desviada del concepto aprobado durante la consulta posterior realizada. Se le otorgó a aquella Asamblea el poder absoluto con el que hicieron lo que mejor les vino en gana; pero no pudimos refutar nada, puesto que todo fue dentro del marco constitucional. Hoy esos personeros invitan a cometer el mismo error y dejar nuevamente el poder regional al mismo gobierno que nos ha sumido en la desidia y el abandono.
   Aquellos espacios abandonados fueron ocupados por gente sin preparación y hambrientos de poder  y hoy luchan por no perderlos, valiéndose de comentarios desmotivadores en las redes y mucha gente opositora haciéndose eco de lo expresado. No podemos repetir los errores y dejar espacios para que sean ocupados por ellos mismos y perpetuarse; debemos salir en masa a depositar nuestro voto en contra del maleficio que representa la continuación del comunismo; debemos salir a rechazar las intenciones del oficialismo y expulsarlos pacífica y constitucionalmente con nuestro voto; que es el arma que nos permite la Ley, aun cuando nuestra conciencia nos exige algún otro método que sea efectivo en el momento. No por mucho correr llegaremos antes; pues Dios tiene dispuesto el día y la forma en que nos desharemos de ellos. Lo más importante es pedir a nuestros familiares y amigos, no quedarse en casa y ceder espacios… El único ser en el mundo que comete dos veces el mismo error es el hombre, pero en esta oportunidad estoy convencido de que será con absolutismo que el pueblo saldrá a decirle a Nicolás Maduro y su camarilla de secuaces, que deben irse, que ya estamos cansados de sus fechorías; que el espejismo que representó Hugo Chávez ya se esfumó y que bajo ningún concepto permitirán se les siga sumiendo en el abandono… El 15 de octubre es la fecha para cobrar tanta afrenta al pueblo y corregir errores del pasado…