José “Cheo” Salazar:
Los problemas acumulados en Anzoátegui

“El asunto es el problema; la forma, la solución”
Christian Friedrich Hebbel (1813 – 1863).
Dramaturgo y poeta alemán

El estado Anzoátegui y concretamente la zona sur del estado Anzoátegui, tiene problemas que requieren atención urgente. La culminación de la autopista crucero de La Parchita – El Tigre, la ampliación de la carretera El Tigre – Pariaguán y la reparación de la vía El Tigre – Soledad. Más que un clamor son necesidades que solucionarían peligros latentes, evitarían accidentes, destrozos de vehículos y muertes. Tienen más de una década abandonadas y es justicia que se adelanten esos trabajos. Es cuestión de voluntad política.

El problema del suministro de agua potable es crítico, no sólo en las ciudades, también, en los pueblos. Hay que perforar nuevos pozos, ampliar las redes de acueducto, suministrar e instalar nuevas bombas y los tableros eléctricos. La vialidad rural, también es una calamidad y para muestra está la carretera que enlaza la vía de Pariaguán con El Chaparro. Esos dos graves problemas frenan la posibilidad de desarrollo de todas las comunidades y caseríos afectados. Hay que buscar solución.
El caso de la inseguridad viene avanzando sin freno. Nadie está seguro en la ciudad, pueblos y zonas rurales. Hemos llegado a extremos insólitos. No solamente se cuentan los muertos, atracos, robos, sino que ya hasta las vacas de ordeño le substraen la leche antes que los dueños en la madrugada procedan a las labores de ordeño. Hambre e inseguridad es un coctel que se conjugan para alejar a los productores del campo y ahuyentar la inversión y reinversión en nuestras fértiles y bendecidas tierras. No habrá producción agropecuaria sin la solución de esos problemas. Hay que iniciar la solución.
Entendemos que son problemas crónicos que requieren tiempo, estrategias y recursos para solucionarlos, pero sobre todo voluntad política. No hay razón para que todavía, todos los comedores populares estén cerrados y abandonados convertidos en elefantes rojos. Hay miles de compatriotas “alimentándose” de la basura, muchos adultos mayores malnutridos y hombres y mujeres que pierden peso y talla por los costosos y escasos alimentos. Eso obliga a actuar con rapidez para que esos comederos sirvan como paliativo a esta grave y criminal situación. Hay que darle forma a la solución de los problemas.
Entiendo que hay ciento de problemas acumulados en materia de alimentación, salud, educación, deporte, recreación, saneamiento ambiental, producción agroalimentaria, vialidad interna, etc., etc., pero hay que iniciar con prontitud la solución de los problemas ya que el tiempo es oro y los pueblos exigen respuestas afirmativas y no evasivas y justificaciones. El pueblo sabe valorar los esfuerzos, no lo dejemos esperando. Es tiempo de trabajar con rapidez y eficiencia. Para mañana es tarde ¿O no?