Gladys González:
La insurrección de los negros

La revolución francesa y la independencia de los Estados Unidos influyen notablemente sobre los movimientos independentistas del resto del continente americano. En el periodo de 1795- 1806, aparecen en nuestro país  las primeras manifestaciones proindependencia, que tuvieron consecuencias inmediatas en el resto de los venezolanos que tuvieron una actitud libertaria, aun cuando no estaban dadas las condiciones, ni posibilidades.
Las primeras insurgencias contra el régimen absolutista, despótico he inhumano que mantenían la corona española en Venezuela fracasaron pero pusieron en evidencia que el gobierno imperante no era del agrado de nuestros habitantes, en especial de los esclavos, los más sufridos.
Las primeras sublevaciones la hicieron los negros libres y esclavos, así como los indígenas de Coro, siendo el primer en sublevarse José Caridad González, un negro loango traído del África a Curazao de donde se fugó y llego a Coro. Fue acusado como el autor intelectual de la revuelta de los negros de la Sierra de Coro (1795), era inteligente y educado, dominaba además de su idioma original africano, el francés algo que le permitía comunicarse con una gran mayoría de los esclavos, estaba al tanto de los ideales libertarios de la Revolución Francesa esto le permitía transmitir sus ideas a los de su clase entre los que se encontraba José Leonardo Chirino.
Luego del fracaso de la toma de Coro, González se presentó antes las autoridades el 12 de mayo  de 1795 (crónicas de Gumilla), a ofrecer sus servicios para defender la ciudad, pero fue para defender la ciudad, pero fue presado, muriendo asesinado cuando era trasladado a la cárcel pública siendo la versión oficial que fue muerto porque había intentado fugarse.
Ya estaba encendida la mecha libertaria en la Serranía de Coro, y José Leonardo  Chirino, lidera la insurrección de negros y zambos a partir a  de 1795. Hijo de un esclavo al servicio de la familia Chirino (no es de olvidarse que a los esclavos se les asignaba el apellido de los dueños), nació libre debido a que su madre era indígena. Sirvió a José Tellería, a quien acompañó al Santo Domingo. De regreso a Venezuela se incorpora a un grupo de rebeldes entre los que se encontraba José Caridad González, con quien planeó el movimiento de insurrección.  Al fracaso de la insurrección, Chirino es perseguido por las autoridades  en agosto de 1795. Trasladado a Caracas y enjuiciado.
La Real Audiencia lo condenó a la horca, el 10 de diciembre de 1795 sentencia que fue ejecutada el 10 de diciembre de 1796, en la Plaza Mayor de Caracas, frente una gran cantidad de esclavos y mantuanos.
Como escarmiento a este movimiento libertario y para desalentar futuras rebeliones, la cabeza de Chirino fue puesta en una jaula de hierro, que se colocó en el camino hacia los Valles de Aragua y Coro, cortaron sus dos manos colocándolas igual en Caujaro y Curimagua, ciudades de ese territorio. Cabe destacar que fueron los esclavos negros, zambos e indígenas los más oprimidos los que iniciaron la sublevación que llevó a la independencia de nuestro país.