Gladys González:
¡Panchoreto! Un niño adulto

En una de las muchas entrevistas que me concedió Eberto Amarista (panchoreto), bajo el fresco de un árbol sentados en una acera, mientras veíamos pasar los carros (algunos saludaban), yo siempre me divertía pues en el hablaban sus ojos, sus manos, su cuerpo, y su boca con su sonrisa franca, con su risa contagiosa;   me dice de su gran amor por su trabajo. Lo interrumpo: ¿Y ahora que estás jubilado, qué haces? Me mira de lado sonríe responde: Invento. ¿Si? ¿Qué? Sin vacilar expresa, creo, las ideas van fluyendo como las olas del mar que besan las playas de Río Caribe, (su pueblo natal), la música las canciones hago tambores, también babuchas (sandalias con suela de bátala). “Panchoreto” ya todo el pueblo sabe que fuiste animador, “shora- men” que tuvo este pueblo. ¿Cuéntame de eso?
-Bueno, chica, yo llegué a El Tigre de 19 años. Me gustó y me quedé.
-¿Ya eras parrandero?
-¡Claro que sí! -declara riendo- tenía mi grupo recuerda con gesto soñador a “chichí” Boada Quiñones, Chelique Sarabia (quien tocaba el arpa), Teresita Piñero, Gladys Lopenza (cantaban), Gualberto Ibarreto (la gran voz), José Hidalgo, Lina Cova, José La Rosa, José Hernández y otros muchachos más yo era  el mayor. Tenía carro trabajaba, (hace un gesto de picardía), éramos invitados a todos los eventos musicales, carnavales, fiestas de fin de año,  escolar,  navideñas, aniversarios, cumpleaños y todo lo relacionado con un  bonche- concluye riendo.
-Estamos hablando de ¿Cuál fecha?
 Contesta seguro: “De la década sesenta.
-Ahora háblame del tambor. Suelta la gran risa, tamborilea sobre el tambor.
-Bueno yo toco, la trompeta (mi hermano Misael también), rasgo el cuatro, pero mi pasión es la percusión, por eso compongo mis canciones con mi tambor “nueve pies”, la percusión es irresistible y si la acompañas de una canción sale bien, mira hasta estoy haciendo unos tambores nuevos (señala hacia su casa).
 -¿Crees que ha evolucionado tu trabajo?
-¡Claro que sí! -responde entusiasmado- he recorrido todo el país, he ganado festivales nacionales e internacionales en el Teresa Carreño, gané con la canción “Como el mar”.
-Tienes muchas producciones musicales.
-Sí, unas 200, 250 canciones.
 ¿Se ha llevado tu trabajo a grabación?
-Claro, con el grupo Cantamor de Aitor Aranaga el y Sabin, su hermano han grabado algunas de mis canciones como lo es “Mariposa jardinera”, que alcanzó excelente popularidad, agradezco a Cantamor llevar mi trabajo musical fuera del país.
-Además de todo esto que me has contado, que es mucha historia ¿A qué otras cosas te dedicas, Eberto? sencillo dice: Hago labor social, ayudo a quien puedo en su formación musical totalmente gratis, estoy conformando otra banda en mi pueblo Río Caribe, enseño teatro pantomímico, sigo escribiendo y otras cositas por ahí sin importancia, toda mi vida he usado mi tiempo, nunca he estado sin hacer nada.
-¿Qué es lo más importante para ti? Responde serio y centrado: Mi familia, no la descuidaría jamás la cultura popular de mi pueblo natal y la del adoptado El Tigre, quiero seguir enriqueciendo el patrimonio cultural para que sirva de herencia a nuestra juventud y conservar amigos como tú que no les importa sentarse en la acera a conversar conmigo, porque unidos podemos hacer una hermosa labor cultural.

Comienza a tocar su tambor y me siento muy feliz de tener amigos tan hermosos como “panchoreto”, un niño adulto lleno de sabor y ritmo declarado Patrimonio Cultural de la Nación en 2005.