José “Cheo” Salazar:
…A votar contra el hambre

“Donde hay hambre, las tripas cantan”
Anónimo

Nunca en la historia patria la brecha entre ricos y pobres se había ensanchado tanto como en el presente. Hoy los ricos son más ricos, la clase media se empobreció y los pobres pasaron a vivir a niveles de pobreza crítica. Hay miles de niños desnutridos, adultos mayores malnutridos y la generalidad de las personas están pasando el hambre pareja. El venezolano pierde peso y talla vertiginosamente. Y, lo peor, muchos mueren de hambre. Vivimos en medio una crisis humanitaria que la cúpula del régimen se niega a reconocer. Es verdad que quienes llenan la barriga se olvidan de los que no comen.   
El que sale a la calle y se confunde con el pueblo, lo puede comprobar a ojos vista. Muchos compatriotas deambulan como zombis, exhiben rostros famélicos, pierden la esperanza y se van a dormir con el estómago vacío. Un cuadro patético, conmovedor e inquietante. Es particularmente doloroso observar a miles de “camaradas” hurgando en la basura para buscar algo que llevarse a la boca y mucho más perturbador es ver a miles de niños como mendigos para sobrevivir cuando deberían estar en las aulas recibiendo educación. Es un cuadro desolador.
El derecho a la alimentación, la seguridad alimentaria, la Gran Misión Abastecimiento Seguro, el Programa Alimentario Escolar, los comedores populares son cosas del pasado. La cúpula chavista esfumó la bonanza petrolera más gigantesca y prologada de nuestra historia y para completar el cuadro que quebró las finanzas públicas, en medio de esa montaña de petrodólares, también, endeudaron al país a niveles estratosféricos. Venezuela ha sido víctima del saqueo más feroz, salvaje y bárbaro jamás conocido por ningún país del globo terráqueo en la historia de la humanidad. El latrocinio revolucionario del siglo 21. Imperdonable, caballeros.
En medio de este cuadro desolador nos enfrentamos a las elecciones para elegir a los alcaldes de todos los municipios del país ¿Tienen importancia? ¡Claro que las tienen! Es una maravillosa oportunidad de votar para derrotar todo lo que representa este nefasto y hambreador régimen. No podemos olvidar que el año entrante se celebrarán las elecciones para Presidente de la República y si desde ya le vamos mermando el poder, nos será más cómodo vencer en el momento que convoquen ese ansiado proceso electoral que nos permita salir de Maduro y su camarilla de forma democrática y pacífica. Vamos todos a votar y ganar.  El 10 de diciembre hay que votar contra la corrupción, el despilfarro, el saqueo y los que llevaron a los venezolanos a estos infernales niveles de pobreza, miseria y hambruna. Vamos a llenar las urnas de votos, para que luego las tripas, de esas urnas canten una victoria del pueblo contra los hambreadores. No hay excusas. Todos a votar.