José “Cheo” Salazar:
El robo de las prestaciones sociales en revolución

“El trabajo más productivo es el que sale de las manos de un hombre contento.
Víctor Pauchet (1869 – 1936)
Médico cirujano francés.

En las postrimerías de los 40 años de democracia, hubo un acuerdo, entre el gobierno, trabajadores y empresarios, para corregir una gran distorsión en el manejo del fondo de las prestaciones sociales las cuales se acumulaban y eran administradas a discreción por el empresariado y el gobierno como patronos. En ese sentido se aprobó y el sector privado cumplió (el público quedó en mora), el monto acumulado se pagaría anualmente y los trabajadores disponían de ese beneficio instantáneamente. Dinero en manos, pues.
Y digo que se corregía una gran distorsión porque los patronos (públicos y privados) hacían anualmente el apartado de las prestaciones sociales, ese dinero lo acumulaban en sus cuentas que le generaban intereses, no pagaban fideicomiso, algunas veces los invertían y otros hasta los birlaban declarándose en quiebra después de varios años. Eso fue corregido y los trabajadores sin riesgo de ser víctimas de la devaluación, disponían de su dinero a plenitud, para beneficio de sus familias. Justicia social.
Ese sistema de pago anual de prestaciones sociales fue duramente criticado por los partidos llamados de izquierda, sobre todo el PCV, y llegaron al extremo de acusar a los que firmaron el acuerdo y aprobaron posteriormente la ley, como traidores a la clase trabajadores porque, según su aviesa interpretación, les robaba las prestaciones sociales a los trabajadores. En lo que llegaron al poder con el chavismo, regresaron al antiguo sistema de acumulación ¿Hicieron justicia? Veamos:
Cometieron la peor injusticia y traición a la clase trabajadora que decían y dicen defender, sobre todo la dirección del PCV. Las prestaciones sociales cuando las pueda cobrar un trabajador serán polvo cósmico sin poder adquisitivo porque se las habrá engullido la hiperinflación. Los fideicomisos igualmente y para terminar de exterminar las prestaciones sociales revolucionarias, socialistas, humanistas y cristianas, han bonificado el salario y una cuarta parte del ingreso sólo es computable para el cálculo de prestaciones sociales y otros beneficios contractuales y legales. Eso sí es un robo descarado de las prestaciones sociales. Traicionaron a la clase trabajadora.
Queda demostrado, que los supuestos luchadores sociales por las reivindicaciones salariales de los trabajadores eran y son unos farsantes, sobre todo los oportunistas, vendidos y entregados del PCV. Estos cínicos apoyan y defienden las políticas hambreadoras del chavismo, que no sólo robó las prestaciones sociales, sino que pulverizó el poder adquisitivo de los salarios y la calidad de vida de los trabajadores en general. Es una hecatombe social, hecha en socialismo y apoyada, por los mercaderes que hoy dirigen el PCV ¿Y el espíritu de lucha? Entregado por ambición crematística.
En esta tragedia chavista, no puede salir un trabajo productivo de las manos de unos trabajadores que no pueden estar contentos con los salarios que no le alcanza ni siquiera para la manutención de la familia y, para colmo de males, con un robo descarado de sus prestaciones sociales. Eso no es calidad de vida. Es salario de hambre. Una desgracia, hecha en socialismo ¿O no?